APRENDER A HACERTE ADULTO

REFLEXIONES COACHING EVOLUTIVO. APRENDER A HACERTE ADULTO. NURIA SÁEZ.

¿Cumplimos o mal cumplimos los años? Dicen que hay tres grandes pruebas en la vida: la enfermedad, la vejez y la muerte. Creo que aprender a hacerte adulto sin perder la alegría de vivir es otra de las grandes pruebas.

Tras mi fin de semana en DISNEY con mis sobrinos pequeños he podido comprobar, una vez más, que los niños son maestros de vida… Nos vienen a MOSTRAR tantas cosas… Cuando dejas de juzgarles, de encorsetarles o de frustrarte porque no se comportan como se supone que tienen que hacer… Quizás puedas empezar a apreciar su espontaneidad, la capacidad envidiable para vivir en un mundo en el que TODO ES POSIBLE… Tienen una forma de ver la vida tan amplia… ¡tan ancha…! Pueden convertirse en décimas de segundo en reyes, villanos, héroes, valientes, princesas, principitos y también sapos, orugas y mariposas…

Pueden  pasar de la risa al llanto en un abrir y cerrar de ojos. Las emociones son fugaces en ellos… Los enfados pasan rápido, las risas son auténticas, no entienden de risas falsas… No les importa el qué dirán… No se visten para que los demás los aprueben, viven el presente, les cuesta el mañana o el para luego… Viven lo pequeño valorándolo y haciéndolo grande y también a veces, nos ayudan a relativizar aquello que a nosotros se nos puede llegar a atragantar…

Es fantástico convivir con ellos para observar sus movimientos espontáneos… Un niño tiene millones de movimientos, solo hay que observar su cuerpo y su forma de moverse por la vida. .. Y parece ser que estos movimientos los vamos perdiendo o se van encogiendo al cumplir/ mal cumplir los años…

Parece ser que hacerse adulto es perder nuestra frescura y cambiarla por seriedad o por formalidad, o lo que algunos creen que es convertirte en » una persona de provecho».

Me entristece un poco al pensar en todo lo que vamos dejando atrás al cumplir/ mal cumplir años… No solemos  añadir a cada año que cumplimos  un año más de sabiduría para vivir…Dejamos muchas veces de conectar con nuestro niño interior, lo castigamos, lo tapamos… Nos avergonzamos incluso de esa frescura que todos tenemos y que está deseando salir… En DISNEY vi, sentí y escuche a adultos totalmente conectados con su «niño interior”. La magia de Disney funciona para hacernos despertar al juego y al mundo de los sueños y eso está muy bien pero, yo creo que NO hace falta ir allí a conectar con tu frescura, con tu imaginación y tu locura… La magia de volver a soñar,  no la ha inventado DISNEY, la tenemos todos dentro …Solo hay que contemplar el halo que tienen los niños o que tienen muchos adultos que saben conectar con esta magia…

Y en esta ocasión, verlo ampliado a través de la gran lupa de un gran parque de atracciones, me vuelve a corroborar que la magia está dentro, TODO ESTO  YA ESTÁ DENTRO DE NOSOTROS, solo que algunas veces se nos olvida y viene muy bien que alguien o algo nos vuelva a despertar.

Nuria Sáez Lahoz

Socia Fundadora Escuela inCRESCENDO

#coachingevolutivoinCRESCENDO 

Pulsa aquí para añadir un texto